El misterioso día que se cortó la luz

Hace varios años que no se corta la luz en casa.
El módem está en su mejor momento desde que amenacé al último eslabón de la cadena de mando de Fibertel con darme de baja del servicio. El 4G de mi celular corre más rápido que el actual de mi ex.  
El televisor emite los apocalípticos programas políticos de turno y loopea alguna que otra serie yankee de los 90.
Los parlantes reproducen la última lista de éxitos de Spotify en un volumen considerable, saltando del tema pop de un proyecto fallido de diva moderna al cover de cumbia nacional, ese que bailan las chetitas ebrias a la vera del Río de la Plata.
Y ahí estoy yo.
En el medio del ruido, contaminando mi cabeza con historias huecas de contenido que simulan realidades ajenas; llenando los vacíos existenciales y las preguntas nunca resultas con un grupo de panelistas chillones; ensordeciendo mis oídos con música aleatoria...
Vivo rodeado de enchufes, auriculares, adaptadores y zapatillas; cableado como un sextomecino en la sala de neonatología pero con mucha menos fuerza y propósito que el recién nacido.
Cocino con el bullicio de los canales de aire, me ducho tarareando un himno avergonzante, corro al subte revisando los videos tendencia del día y quedo dormido sin poder elegir una "aclamada por la crítica" decente en Netflix.
Ayer se cortó la luz después de mucho tiempo.
Se apagó todo. Cayeron las cargas de las baterías y las señales, los narcos y los sensates, los likes y los inbox.
Enmudeció el Tinelli del vecino del A y el Del Moro de la vecina del C. El instagramer banana se quedó con el gag atragantado y la youtuber se fundió a negro sin poder terminar de maquillarse. Calló Lana y calló el Rey.
Quedé solo. Desnudo en el medio del living.  
Tomé una bocanada grande de aire.
Esuché el silencio.
Miré por la ventana.
Sonreí. Estable. Entero. Decidido.
Y rompí en llanto.
*
Ilustración por Tom. Encontrá más dibujos en La Bitácora y Yo.

2 comentarios:

  1. Y encontraste, en ese hecho fortuito, el ensordecedor ruido del silencio. Ese que no se puede escuchar en el canto de una banda pop del momento, de los televisores masivos de tu vecindad. Seguro fue el ruido más inquitante, la soledad y vos. Un saludo!

    ResponderEliminar