Dar la vida

¿Nunca pensaste en dejar todo por otra persona? ¿En dejar que se pudra tu cuerpo y se eleve tu alma?

¿Nunca pensaste si sos capaz de que tus alveolos se compriman y se te cierre la glotis, con tal de dejarla respirando?

Además de vomitar un “te amo” apresurado y endeble en la séptima cita, ¿Te preguntaste si entregarías todos tus bienes, todas tus posesiones, todo lo que sos y tenés, con tal de tenerla siempre a tu lado?

Cuando hablo de morir por amor no hablo de suicidio, hablo de entrega. De ser capaz de abandonar absolutamente todo aquello que te hace feliz simplemente porque tu vida perdería sentido con su mera ausencia.

¿Alguna vez te preguntaste si darías la vida por esa persona?

Si la respuesta es no, déjame decirte con todo respeto
que nunca amaste.


3 comentarios:

  1. Creo que con las dos últimas palabras se intuye la inteligente y exagerada ironía del texto. Todo en claves de humor, por supuesto.

    ResponderEliminar
  2. Pensar que lo hice por vos...

    ResponderEliminar