Guía para hijos #1

Siempre que desees explicar algo informático a tus padres, deberás revestirte de paciencia. En caso de que no la tengas, abstenete de realizar dicha labor.


Yo (conversando vía Skype): “Andá a la barra de direcciones”

Mi vieja: “No me aparece”

Yo: “¿Tenés el Internet Explorer abierto?”

Mi vieja: “Sí”

Yo: “Entonces tiene que estar ahí”

Mi vieja: “Claro, pero no está…”

Yo: “¿Sabés lo que es una barra de direcciones?”

Silencio.

Ahí estaba el problema. No era una cuestión procedimental sino una de base terminológica. Intentar aprender la raíz cuadrada antes de sumar o sin siquiera saber qué es una operación matemática es algo que roza –de lleno- la imposibilidad.

Por más esfuerzo que mi vieja le ponga, tiene los dedos manchados con tinta y la lengua cansada de sellar sobres amarillentos de una época remota. Tiene amor por el cine, pero si el paso de VHS a DVD le costó un interminable dolor de cabeza, ¿Cómo puede pretender que le enseñe a descargar un plugin para ver una película en Cuevana?

Yo (vía Skype): ¿Estás en la página?

Mi vieja: “Dice ´Cuevana´ en grande después dice ‘inicio, series, películas, cortos, noticias (…) compartir en Facebook (…) mostrando películas 1-20, Piratas del caribe´ hay unas estrellitas, unos carteles negros, al lado hay…”

Con un escueto “sí” alcanzaba; pero ella tiene que leer la página web como si fuese literatura, renglón por renglón, párrafo por párrafo. Nunca le enseñaron a saltearse palabras, focalizar en los links importantes o guiarse por barras de navegación.

El Word logró dominarlo –luego de eternas clases por la madrugada- aunque en PowerPoint sigue realizando diapositivas siniestras, con colores estrafalarios, 6 tipografías distintas y una imagen perturbadora de fondo, símil a protector de pantalla de Windows (preferentemente paisaje trillado).

Ella es mujer de abrochadoras y papel oficio. No tengo por qué empecinarme en que aprenda lo qué es un emoticon o un hashtag.

Que sigan leyendo ‘La Nación’ en formato sábana mientras reproducen CDs originales en el equipo de música del living. Que disfruten del curso lento de las cosas simples, mientras nosotros nos abrumamos con errores de página y barras de descarga interminables.

2 comentarios:

  1. Excelente, como siempre!
    Me divierto mucho leyendo tus entradas y me encanta cómo escribis!

    Saludos,
    Pilar

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno, aunque aguanten los cds originales en el equipo de musica y las cartas y leer en papel. Saludos

    ResponderEliminar