Inercia

Lo dejo sonar como mínimo seis veces, durante un tiempo prolongado, como si fuera el responsable de mi falta de energía para emprender el día. El despertador vibra y grita en el sector más alejado del dormitorio, para obligarme a caminar, en un paso tristemente desganado, hasta él.

Decido ponerme de pie como un animal húmedo recién salido del vientre de su madre. Me tiemblan las piernas, se me despegan los ojos, la cabeza emite zumbidos y la boca está seca. Me culpo por haberme acostado a las tres de la mañana viendo esa película independiente, con un final más aburrido que los primeros 50 minutos.

Distinto es mojarse en la ducha, que bañarse. Distinto es roer una tostada a medio quemar, que desayunar. Distinto es ojear la tapa, que leer el diario.

Y así actúo… por inercia. Esa resistencia a cambiar mi estado de reposo sin la intervención de algunas fuerzas, que en este caso, son las obligaciones.

Me miro al espejo antes de salir de mi casa y reconozco que me debo un buen corte de pelo, una afeitada y unas gotas de Colirio, para empezar. Pero ese pensamiento de deber no interrumpe mi siguiente acción que es caminar, en un paso aún más tristemente desganado que el que ejecuté para apagar la alarma, hacia la puerta.

Llamo a los dos ascensores y observo que el que llega más rápido, casualmente, es el diametralmente opuesto al que espero con tantas ansias. Y bajo. Y camino. Y prendo un cigarrillo. Y lo apago. Y tomo el colectivo. Y sigo. Y sigo…

Y Sigo desplazándome por inercia en esas horas matutinas al igual que otras miles de personas, con los ojos entrecerrados y el pelo a medio peinar. A diferencia de la portera, que los tiene bien abiertos y construyó un nido de ratas con unos pocos cabellos grises. Y tiene ganas de hablar. Y de sonreír. Y de preguntar. Y de molestar.

La portera no entiende lo que es la inercia. Alguna mañana en la que me levante predispuesto, se lo voy a explicar.

3 comentarios:

  1. Brillante como sol del mediodía!!
    Reggie

    ResponderEliminar
  2. excelente. No sabía de tu existencia y como yo soy un pelotudo con blog y (más valioso, creo, que un pelotudo como Feinmann, obvio, sin blog), buscaba una imagen para un texto que subí a mi blog y que se llama justamente 'Inercia' (con otra temática). La imagen me llevó a tu blog y después del hurto, aquí estoy, empezando a conocerlo. Si te interesa, estoy en www.baleromedico.wordpress.com.
    Un abrazo de PCB a PCB y gracias por compartir textos tan buenos

    ResponderEliminar