Tristes verdades de la Navidad

1) El 50% de la gente, no sabe por qué carajo levanta la copa y brinda. ¿Qué estoy festejando?

2) Siempre hay algún relativo insoportable que piensa sacar todas las fotos grupales que no sacó durante el año.

3) El árbol navideño en la televisión o da rating, o es cábala. Pero no puede ausentarse bajo ningún punto de vista. Tengas un informativo, un magazine, un programa de cocina o uno de almuerzos en los que interrumpas constantemente sin tener en cuenta la palabra del invitado de turno, debés poner al adorno correspondiente, sin excepción.

4) Siempre hay algún amigo unineuronal que manda un mensaje general a las 12 en punto diciendo: “Feliz navidad chicos! Gracias por todo”. No gastes más crédito, no sensibilizás a nadie.

5) “Ponete zapatos”, “Peinate un poco”, “Cambiá esa cara” son frases más que repetidas por las madres durante esa noche. “Agradecé que me puse zapatos”, “Estoy peinado, no jodas”, “¿Alguien cumple años?” son las respuestas más coherentes.

6) El pesebre tiene algo roto y nadie hace nada al respecto, ya sea la oreja de un burro, el bastón de José, un rey mago o la cabeza del recién nacido.

7) Papá Noel no existe.

8) El 80% de los sobrinitos de 8 años para abajo, visten chomba de algún color aburrido o pulóver a rombos.

9) Para las fiestas, Coca-cola lanza alguna publicidad estúpida y poco realista, repleta de clichés. El gordo navideño en el trineo, una familia tipo brindando a la luz de los fuegos artificiales, una hoguera ardiendo, un poco de nieve, renos, algodón, golosinas y otras porquerías.

10) Todavía no entiendo por qué, pero alguien se emociona (preferentemente abuela sensible).

11) Un tío se emborracha (preferentemente soltero) intentando animar la reunión.

12) Si tu árbol de navidad es verde con bolas rojas o doradas, tenés una madre concheta. Si tu árbol es azul con bolas de muchos colores y tarjetas navideñas debajo de él, sos un grasa contento. Si tu árbol tiene muchas luces y las prendés las 24 horas, sos un exhibicionista. Si no tenés árbol sos hereje, aguafiestas o simplemente pajero.

13) Las disputas familiares se hacen presentes en la mesa navideña. Alguna tía salomónica tose disimuladamente para calmar los ánimos y trae el café. Todos se hacen los boludos.

14) Los adultos compran pan dulce sin tener en cuenta que a los chicos no les gustan las frutas secas.

15) Nunca te traerán dos años consecutivos el regalo que esperás.

16) América Noticias saca informes totalmente irrelevantes, del estilo “Un día en el mercado central para comparar precios de Sidras” o “Santa Claus y los Reyes visitarán un asilo para ancianos”.

17) Se suceden una docena de accidentes de tránsito durante la nochebuena.

18) Se hace Vitel Toné indefectiblemente (si no se hace es porque murió la abuela).

19) Cuando Papá Noel no tiene creatividad, regala perfumes. Es lo más seguro.

20) El cuestionario sobre tu vida se hace presente en la mesa familiar: “¿Cómo vas con la carrera?”, “¿Te gusta?”, “¿Estás cómodo?”, “¿De qué pesás trabajar?”, “¿Planes para el futuro?”, “¿Extrañás a tus viejos?”, “¿Hijos?”, “¿Alcohol?”… Las respuestas son monosilábicas o con un par más, pero nada muy elaborado: “Bien”, “Sí”, “Sí”, “No sé todavía”, “No tengo”, “No”, “No”, “Paso” (Respectivamente).

21) Los viejos hablan de política. Las nueras de sexo. Los adolescentes de fiestas. Los niños escuchan todas las conversaciones espantados.

22)
- ¿Sale Karaoke?
- Eh… no. (Estas borracha)

23) Algunos hacen la cuenta regresiva para llegar a las 12. Eso es año nuevo, tratá de quedarte sentadito y no hagas boludeces que no te sigo el ritmo ¿Dale?

24) Si sos padre te querés matar cuando tu hijo de 6 años dice: “¡Mirá el regalo de mierda que me trajo Papá Noel!” teniendo a tu hermano al lado, que con tanta dedicación te preguntó que le podía gustar a tu hijo.

25) Si no se rompe una copa-vaso-plato-botella-fuente, se viene el fin del mundo.

26) Los jóvenes hacen confesiones estúpidas (por las que luego se arrepienten) pensando que es un momento adecuado para unirse a los mayores. “A veces hago fiestas en casa ja-ja”, “Fumo porro ja-ja”, “No aprobé ningún final ja-ja”. ¡Callate la boca estúpido!

27) En caso de que haya presupuesto para disfrazase de Papá Noel, la visita sería más amena sin los comentarios de las mujeres de 30 para arriba con voz de maestra jardinera, intentando animarle el momento a los más pequeños.

28) Siempre el champagne lo descorcha el primito cheronca que se las cree todas.

29) Hay exceso de prolijidad. Demasiado olor a perfume, shampoo y jabón. Podés ser el mugriento más dejado, pero para navidad te hacés la tira de cola y te cortás las uñas.

30) No te importa absolutamente nada. Salís, dormís hasta las 6 de la tarde y empezás a disfrutar las vacaciones.

¡Ahí está!… brindá por eso entonces.

4 comentarios:

  1. Y el informe del día después sobre cuántos perdieron un ojo al descorchar una sidra.

    ResponderEliminar
  2. 12) Si tu árbol de navidad es verde con bolas rojas o doradas, tenés una madre concheta. Si tu árbol es azul con bolas de muchos colores y tarjetas navideñas debajo de él, sos un grasa contento. Si tu árbol tiene muchas luces y las prendés las 24 horas, sos un exhibicionista. Si no tenés árbol sos hereje, aguafiestas o simplemente pajero.

    JAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA
    ES TALCUAL

    ResponderEliminar
  3. jajajja esto es genialmente correcto

    ResponderEliminar
  4. 7) Papá Noel no existe.
    No, Dios, noooo.

    ResponderEliminar