CallTV: La eterna gran estafa

No hay nada que me enerve más que los llamados “CallTV”, esos espacios televisivos que te toman por estúpido y te hacen perder plata. Con un interesante poder para atraer desvelados, te degluten el cerebro con palabras vacías y opciones de juego poco convincentes.

Serías un gran mentiroso si me negaras que alguna vez estuviste más de 20 minutos observándolo o te sedujo la posibilidad de llamar o, en el peor de los casos, fuiste víctima de él. Hay algo vicioso en toda esta basura comercial que nos llama la atención cuando tenemos insomnio y no hay película que nos venga bien.

¿Cuáles son los elementos que debe tener todo programa celularoide? A saber,

- Chica tonta con buenas gomas. Preferentemente rubia, tarada, bronceada y que aparente ser divertida. Deberá rellenar el espacio del programa con cualquier palabra tal como “llama”, “dale”, “me aburro”, “gracioso”, “platita”, “qué divertido”, “sms”, “copate”, etc. Tiene que ser lo más tonta posible (excluyente).

Ejemplo 1 (Made in Argentina):



Ejemplo 2 (Encima de tonta, analfabeta. No sabe escribir “pingüino”):



Ejemplo 3. Aclaración. No debe estar ebria porque sino suceden algunos percances…



- Decorado psicodélico computarizado. Pueden ser desde globos multicolores hasta triángulos flúo girando hasta perturbar al televidente. Cualquier objeto abstracto que haga de fondo de la simpática conductora. También puede reemplazarse por un living con colores estridentes.

- Consignas estúpidas con desafíos que puedan ser resueltos por niño de 5 años. Hacerle creer al telespectador que es el único poseedor del don sobrenatural de resolver ese interrogante. Ejemplos más frecuentes,

Completá la palabra:
* El mejor jugador del mundo: Mara_ona
* Capitales latinoamericanas: “Carac_s”, “Sant_ago” (y alguna más jodida como “B_enos A_r_s”)
* ¿Cuántos libros tiene Harry Potter?
* El hijo de tu hermano ¿Qué es tuyo?

Y otras preguntas fácilmente googleables. Claro que por más que sepas la respuesta y llames compulsivamente, la línea no saldrá al aire... Sólo vos y otros tantos miles de boludos discarán el número al unísono creyendo ser los próximos participantes.

- Cuenta regresiva para cada situación con reloj chillón que te ponga nervioso (en caso que decidas invertir tu crédito en el programa).
Para hablar con un televidente, cuenta regresiva.
Para los últimos llamados, cuenta regresiva.
Para la conexión directa, cuenta regresiva.
Para hacer tiempo con cara de poker, cuenta regresiva.
Nota: Una vez que el cronómetro llega a cero, lo que se prometió al inicio no se debe cumplir bajo ningún punto de vista.

- Llamados provenientes de productores del programa. Simulan no saber la respuesta (que es más que obvia) o dudan demasiado o cortan para estirar más el programa y seguir robando con los relojes.

- Ofrecer una suma de dinero considerable, aunque sólo se ponga en juego menos de la mitad.
“Te podés ganar: $30.000” pero por responder bien, te damos “$200”. Así cubrís la cuenta de Movistar que te llaga a fin de mes y te comprás, con lo que te sobra, un sabroso alfajor triple. Y en caso que te ganes el dinero, no te lo darán. Véase en los siguientes casos,

Ejemplo 1:



“¿Tenían que estar en orden?” ¡¡Pedazo de forra!! ¿También hay que adivinar la tipografía o el empapelado interno del sobre? Por lo menos disimulá tu cara de espanto…

Ejemplo 2:



¡Te dijo ‘3,54’, estafador de mierda! Escuchás lo que querés… Claro, entregás los 10.000 euros y se endeudan hasta con el del catering. Entonces no los ofrezcas…

En definitiva, es preferible que veas un documental del proceso de migración de las golondrinas, una película porno en i-sat o los beneficios de la Grill George Foreman en un canal de cable. Pero no te dejes influenciar por esta clase de programas, sumamente peligrosos, que destruyen tu cabeza…

…y tu bolsillo.

1 comentario:

  1. insisto, leer tu blog, me levanta el animo jejeeje me mato de risa, sos un genio!

    ResponderEliminar