La píldora

Son las 6 de la tarde. Recostado en mi cama pienso. La tibia y el peroné dejaron de ser amigos sin llegar a un rotundo divorcio. Al coxis le cuesta articular. El cachete izquierdo, y no precisamente el de la cara, conoció a su nuevo amigo Hematoma y desde entonces se volvieron inseparables.

Los actos de vandalismo no resultan demasiado cómicos cuando se viven en primera persona. Aplauso al grupo de imbéciles que decidimos cruzar una reja de tres metros a las 4 de la mañana. Aplausos al líder del grupo de imbéciles que se cae de la reja. Más aplausos porque cayó de espaldas. Más fuerte que no se escucha… ¡Imbécil de mierda! ¡Sos un pobre tipo!

Cuando mis huesos sonaron con la vereda sentí que algo fallaba. Lamentablemente no me sacudí la cabeza contra las baldosas (siempre espero ese golpe de gracia que me acomode las ideas). Las risas se adueñaron de la situación y solo después del jolgorio grupal salió una voz apiadada que preguntó (sin abandonar las carcajadas): “¿Estas bien?”

Rengueando con cara de idiota caminé el resto de las cuadras. Lo más triste de todo es que la única cámara disponible estuvo apagada en el momento del incidente, y no voy a tener pruebas suficientes para que la gente de Récord Guinness me crea que soy el más pelotudo del mundo.

Claro que el resto del trayecto la cámara se puso amarillista y enfocaba constantemente, esperando encontrar una mejor caída o simplemente un buen chorro de sangre.

Vuelvo al presente. Inmovilizado en mi cama. No quiero saber nada de guardias ni obras sociales. Prefiero sufrir como un desgraciado y no padecer jeringas.

Destrozado tomo coraje y camino al cuarto de mi hermana esperando encontrar la solución que libere el dolor. Espero que me facilite ese antiinflamatorio fuerte que alivie este calvario. Llego. Abro la puerta. La miro. Me escucha. Se acerca con una pastilla. Sé que voy a sanar, confío en su brillante mente para la cura. Me da la píldora. Abro la mano…

…Una cafiaspirina.

Creo que con un Sugus hubiese quedado mejor.

3 comentarios:

  1. ALUCINANTE. UNA NOCHE PARA EL RECUERDO. SUBO EL VIDEO POST-INCIDENTE EN UN RATICO. DURA COMO 20 MINUTOS PERO VALE LA PENA CADA SEGUNDO AJAJJAAJJAJAJAJJAJ ME ACUERDO DEL SALTO MAL ARTICULADO Y ME RIO CADA VEZ MAS. QUE SORETE! TE QUIERO A LOT.

    ResponderEliminar
  2. JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA, una cafiaspirina, pobre; por lo menos trató. Si, tengo que dejar el inglés, y eso que nuestro idioma me encanta, pero bueno, yo culpo a los medios de comunicación masiva (?). Siempre es un gusto entrar a este blog.

    ResponderEliminar
  3. "oh eso debió doler"
    jajajjajajajajajja

    ResponderEliminar