Bajar un cambio

Agitado y mirando fijo avanzo por el asfalto caliente. No me detiene ni la luz verde, ni los espectáculos callejeros, ni los que venden, ni los que regalan. No me detiene el último ejemplar de la Rolling Stone ni los afiches que exhiben los más recientes estrenos. No me detienen ni los que gritan, ni los que lloran, ni los que miran, ni los que sonríen y mucho menos los que corren. Eso hago. Correr. ¿Hacia donde?

Tengo destino fijo pero no estoy lo suficientemente apurado como para correr ni con demasiado tiempo como para quedarme a observar. Caminar por la calle se convierte en un infierno rutinario más que en un paseo agradable.

Seguramente que corro porque me irrita:

1) …ver a los infortunados chicos que piden monedas dejando al azar su incierto destino y las intenciones de los mayores que los conducen. Tal vez porque me hacen replantear mi ideología lejana al comunismo y mi actitud cínica frente a una realidad que no debería serme ajena.

2) …soportar a los “poca-visión-para-la-venta” que intentan promocionar un producto o servicio (del segundo más comúnmente) poniendo un volante frente a tu nariz. “No gracias” repito una y otra vez sobre la concurrida Florida.

3) …esquivar el tumulto que no avanza y no deja avanzar. Esa bendita masa que interrumpe mi trayecto. Inconscientemente te debe enfermar que ellos tengan el valor para caminar pausadamente reconociendo el entorno del que forman parte mientras yo no me detengo siquiera para respirar.

4) …resistir la mixtura de aromas. Yo me banco el olor a fritura, a panchos, a chivo, a desodorante berreta y a naftalina (Cada vez quedan menos señoras). Pero lo que no me banco es que esos aromas se mezclen. No soporto la fragancia del jabón mezclada con el combo de McDonald’s y mucho menos el ‘perfume’ a pelo lavado con el producto X (Entiéndase por “X” el más barato del supermercado) con el humo de un habano importado.

5) …tolerar el ruido desmedido. Los incapacitados que gritan transformando al celular por el que hablan en el más tortuoso de los megáfonos. Los impacientes que tocan la bocina por estupideces: “Correte”+Bocina; “¡No ves que casi me chocas!”+Bocina; “¡Avanzá!”+Bocina; “¡Ahí está Paco!+2Bocinas; “Qué buen culo mamita”+3Bocinas…

Por todo eso corro. Tal vez corro porque me quiero alejar de toda esa realidad que me supera. Tal vez corro porque no tengo las agallas suficientes como para realizar una conducta que mejore la vida del chico indigente. Tal vez corro porque el tumulto camina despacio disfrutando lo que lo rodea mientras yo no soy capaz de soportar esa situación.

Tal vez debería dejar de correr.

Bajar un cambio. O dos.

Aprender a deleitar mi olfato con un pancho, un pucho y un poncho. Descubrir al que grita, al que llora, al que mira, vende y regala. Disfrutar de los espectáculos callejeros, reírme de los bocinazos temporales y aguardar con calma. Caminar lentamente con la masa que se detiene ante el último ejemplar de la Rolling o el afiche de un estreno. Pisar el asfalto caliente consciente de lo que me circunda hoy y sin preocuparme tanto por el destino incierto que me aguarda mañana.

Dejar de correr y empezar a caminar. Dejar de avanzar y empezar a contemplar.

Dejar de huir
...y comenzar a vivir.

6 comentarios:

  1. genial, estos son los que mas me gustan

    ResponderEliminar
  2. el otro día hablé de esto con alguien, no recuerdo con quién.

    yo le decía que soy de los que contemplan, de los que disfrutan caminar lento, o directamente no caminar, para ver a la gente, para absorber todas las caras, ruidos y aromas que pueda.

    correr o no correr no creo que sea algo que está definido en cada uno. si corro es porque tengo que llegar a algún lado, o tal vez porque me gusta correr, o porque no soporto el lugar (me pasa, como te pasa a vos). pero por ahí en vez de pensar si lo correcto es correr o no hacerlo.. mejor simplemente pararte. ver, oler, sentir, y seguir.

    bah, son las decisiones de cada uno en realidad. no sé de qué estoy hablando, pero no sé si habrá alguien en el mundo que sepa de lo que habla.

    si querés correr, corré :)

    ResponderEliminar
  3. a mi éste no me gustó tanto... sorry.

    ResponderEliminar
  4. what pass con el blog dela? el público te aclama
    podrías ahcer un texto analizando por qué te gusta enumerar y organizar tanto por 1) 2) 3) o a) b) c) será que es lo único que ordenas??? jsjaj chauhciii suerte en el regreso a tu puebluchooo ajajaj
    chedre

    ResponderEliminar
  5. Excelente! para mi también es de los mejores, menos risa y más de verdad.. pero buenisimo!

    ResponderEliminar
  6. Sos un genio! Jaja me leí un par de post viejos y los de las leyes "De Lasa" son buenisimos.
    Que andes bien.

    ResponderEliminar