¡SH! Estoy durmiendo (o debería estar...)

Desproporcionadamente retrepado en el inodoro, con los párpados a media asta y los ojos rojo escarlata, siendo las 9 de la mañana, comprendí la gravedad del asunto. Mi cabeza no respondía y consiguientemente ninguna parte del cuerpo. No había ingerido ni alcohol ni antidepresivos, simplemente estaba falto de sueño.

No suelo ser monotemático pero muchas veces el contenido de un texto sobrepasa lo anecdótico y se transforma en una problemática cotidiana. Así que me van a tener que escuchar porque vengo bastante cargado y mi psicólogo imaginario, al igual que muchas de mis neuronas, se ha quedado dormido.

“Si te acostás a las 10 de la noche, te levantás temprano y tu cabeza rinde mejor” me confesaba por teléfono mi madre en uno de esos ‘brillantes’ arrebatos de lógica. Interesante. Pero… ¿CÓMO CARAJO HAGO PARA ACOSTARME CON MI MEJOR CARA DE POKER A LAS 10 DE LA NOCHE SABIENDO QUE EL MESSENGER EXPLOTA, EL PRIMETIME OFRECE BASURAS MUY CONSUMIBLES Y LA NOCHE RECIÉN EMPIEZA?

¿Alguien me puede facilitar un sedante para caballos? Es automático: el reloj marca las 10 y el cerebro se activa repentinamente, los ruidos se agudizan, la tecnología transmite mínimos impulsos imperceptibles que me consumen, el teléfono suena incansable, el televisor grita mi nombre y espera ansioso mi llegada… Mientras ese compendio de distractores de sueño se burlan de mi incapacidad de hacer bien las cosas, los libros duermen plácidamente sobre el escritorio –ellos sí que no tienen problema alguno-.

Durante los días laborales los trastornos son entendibles –sobretodo con los “miércoles de lujuria” que manifiesta, entre sordos gimoteos y ordinarias expresiones, la del 7mo- pero ¿Tener que acostarme temprano un fin de semana? ¡No es normal! ¡No es lo que el común denominador hace!... Por más que tenga que estudiar para un final, parcial, comprobación de lectura o taller de crayones sobre tela, ¡no puedo acostarme temprano!

Creo no ser el único que se levanta estúpido de sueño y entiende apenas un 5% de lo que en verdad sucede. Creo no ser el único que no hace nada productivo a la noche pero decide pasarla en vela. Creo no ser el único que al otro día se lamenta por no haber dormido las 8 horas diarias correspondientes y por tener que estudiar, en un estado patético, lo que no comprendió durante la semana –por el mismo impedimento-.

Si alguien tiene pastillas de color azul, Increase Dreams Fast, fármacos dopadores, somníferos instantáneos o simplemente saben de algún curso de “cómo dejar de pelotudear a la hora exacta” háganlo saber.

Muchas Gracias.

7 comentarios:

  1. Pero gonza, la pastilla azul es la de Viagra...

    ResponderEliminar
  2. Las hay también para el sueño... Te lo aseguro. Aunque si son gratis manden igual (nunca se sabe cuando uno las necesitará)

    ResponderEliminar
  3. es muy muy típico eso. tengo muchos problemas de sueño desde que me mudé a Capital. grr. a veces lo odio, sí. especialmente al otro día, pensando que debería haber dormido POSTA.

    no 2 horitas.

    te recomiendo... forzarte? no sé, me sirve un poco a mí. es una cagada, porque posta que la tecnología te ciega y te ensordece y te ENVUELVE. whatever.

    y algo muy colgado, amé tu nueva foto de perfil. es muy espontánea y linda (Y).

    y tu blog rocks, como siempre.

    ResponderEliminar
  4. taller de crayones sobre tela (?

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. A todos nos pasa. Si no me creés mirá la hora de publicación de este comentario :|

    Fue, me voy a dormir.
    Un placer, como siempre !

    ResponderEliminar
  7. MIQUITAAAA. la amiga de tu sis7 oct. 2009 02:26:00

    gooooon, siendo las dos y veinte, mañana tengo q cursar temprano, la pc me envolvio y no me suelta, tengo sueño pero me uqedo igual paveando. coonseguiste la pasti? jjaj convidá.
    te quiero ei, beso
    ES GENIAL tu blog

    ResponderEliminar