Optimistas, abstenerse

"Sos demasiado pesimista", me comentaba un amigo esta mañana en un breve recreo: sí, lo soy. No me gusta disfrazar la realidad de superhéroe si jamás me rescata cuando estoy en problemas. No me gusta decir que me va a ir bien si no estudié un carajo, ni ilusionarme con una buena noche si no estoy de humor. No me gusta sonreír ante una situación que podría haber sido mejor, no me seduce ser un fracasado conformista...


Lo mío es causa-consecuencia, bastante simple por cierto. Tengo ciertas espectativas de un hecho que se pueden o no cumplir de acuerdo a mi accionar y al de mi entorno... ¿No entendiste? En otras palabras... aguardo (sin muchas ilusiones, claro) el resultado de un hecho conforme a:

1) Actitud (fundamental)

2) Experiencias anteriores

3) Probabilidades estimadas

4) Una buena cuota de instinto

Mezclar, batir y sale el pesimismo (o esperanzas positivas en el mejor de los casos). Supongamos que sos un verdadero perdedor, sábado a la noche, boliche con amigos, rubia infartante... ¿Podré engatuzarla? (para no entrar en detalles). Analizá la situación bajo los 4 criterios y en base a ellos mirá cuán lleno está el vaso. Véase:

1) Actitud: Nula. No sabés contar chistes, aburrido como pocos, nunca aprendiste a bailar y no te levantás ni a la mañana (sos un ultimomentista, claro)

2) Experiencias anteriores: Pocas. Las únicas rubias que te apoderaste eran fronterizas indocumentadas, teñidas y más feas que pan dulce con aceitunas.

3) Probabilidades estimadas: Ninguna. Ella está más buena que la casa de Hansel y Gretel y vos, aparte de ser poco agraciado sos un reverendo pelotudo.

4) Una buena cuota de instinto: "Algo me dice que la belleza rubia de ojos celestes que baila con gracia y ritmo cautivando todas las miradas no me va a dar bola..."

No es pesimismo, es realismo en su máxima expresión. No digo que no te la jueges... no te llenes de expectativas al divino botón (para los que se sienten heridos por el uso de las malas palabras). Es preferible ver la vida con un poco de decepción y recibir una grata sorpresa.

Aprendamos a ser pesimistas, no es fácil. A vos te lo digo, que siempre sonreís y ves la vida color de rosa... no te mientas. El vaso no está medio lleno, claramente. Tiene mitad de Coca-cola y mitad de aire, ni más ni menos. No te vas a ahogar con tomarte ese poco, hacéme caso. Prefiero ver la parte libre y completarla con un buen fernet y brindar por este mundo de mierda, que más que llenarte, te deja vacío.

10 comentarios:

  1. Otro post genial!
    nos vemos mañana
    suert

    ResponderEliminar
  2. Sos una groso Gon!
    nunca habia entrado a tu blog. FELICITACIONES

    ResponderEliminar
  3. Me gusto
    Abrazo desde mi mar de libertad

    ResponderEliminar
  4. Me hiciste acordar mucho a mi y a tantos años de lucha con el exterior cada vez que he dicho: "No soy pesimista, soy REALISTA".

    Precisamente, al llamar al pan, pan y al vino, vino, no estoy evadiendo la realidad; la estoy reconociendo TAL CUAL ES.

    Siempre esperá lo peor de alguna que otra situación; es la única forma de que la vida, o al menos en esta sociedad, te sorprenda para bien.

    Querido Gonzalo: Tu blog se ha convertido en lectura obligada para esta lectora ya que es muy refrescante saber que aun hay gente que puede poner en palabras cotidianeidades propias y hasta ajenas.

    Aguardo el próximo post.

    http://serunanenabien.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  5. Las bajas espectativas son lo mejor.

    ResponderEliminar
  6. Jajjaaj tal cual
    Muy bueno Gon

    ResponderEliminar
  7. jjajaj me encanto el final
    Es todo TAN CIERTO

    ResponderEliminar
  8. Sabés que no comparto tu ideología, pero me reí mucho con el ejemplo. Está a full este blog, yo creo que mañana te llaman de algún diario y te dan una columna (eso es optimismo!)
    Jaja, en serio, mantenés alto el nivel, cosa queno es fácil. Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  9. Flaco, sos genialll, ajjajaja. Me encantó esta justificación de tu pesimismo, que en realidad es realismo. Soy igual. Besos!!

    ResponderEliminar