Mi gorda bella

Comienza agosto. Pleno invierno. Los chocolates se exhiben altivos en infinidad de locales esperando ser devorados por bocas sedientas de glucosa. Los helados esperan impacientes la llegada de clientes glotones que se dignen a darse el tan esperado permitido de la semana. El empleado del mes de Mc Donnals espera un ascenso que lo lleve al pedestal máximo de su carrera gastronómica (no viene al caso). Y vos, chiquita... querés transformar en cuadros cada uno de los espejos de tu casa. Te sentís la última ballena Austral en arrivar al Golfo San José. Te deprime comer tanto y bien sabemos con que se palean las depresiones.

Tiraste la dieta a la mierda, espantaste a Cormillot y Andrea Politti, quemaste el Slender Shaper, vaciaste la heladera y aumentaste 2 talles... ¿Cuál es el problema? No te alarmes, tengo una buena noticia: nos gustan robustas y pechugonas. Pero tampoco seas boluda y te pases del promedio. Hay que saber reconocer los límites por mucho que cueste.


"Más vale gordo que de risa que flaco que de lástima" decía un viejo refrán. Quedate tranquila chiquita, todo lo que sube baja. Ahora sí, lamento informarte que en septiempre vas a tener que descoser la cinta mecánica e internarte en el gimnasio más cercano. Pero lo más difícil de todo: cerrar la boquita. Sí, sí... cinta de embalar, correa de bata, cable de notebook... lo que te resulte más placentero. En general, a las mujeres les cuesta cerrar la boca pero en estos casos, se recomienda (no en otros, claro).

Aclaración apropiada: el alcohol también engorda, y mucho. ¿Pensabas bailar como una verdadera descontrolada este fin de semana y decir boludeces en demasía? Hacelo sobria. O por lo menos intentá reemplazar el licor añejo de dulce de leche por un pelusita diluído... las boludeces las vas a decir igual seguramente.

No sean bobitas, las queremos igual. La dieta de la luna empieza el mes que viene, la primavera esta lejos todavía... ¡Así que festejemos por eso! Comprá media docena de havannets y 1 kilo chocolate suizo en Freddo, ponete en pedo con un buen Scotch y brindá por Ravenna. Ya vas a tener tiempo para borrar marcas, cualquier cosita consulten al Doctor Juan Carlos Elías, cirujano plástico.

4 comentarios:

  1. gracias!
    porq aunq lo de afuera no importe
    se me acaba de ir la culpa por
    el biznike nevado de 120g. q me acabo de comer debido a los nervios pre-preparacion de una entrega para la facu!
    muy lindas palabrasss!!!
    saludos

    ResponderEliminar
  2. Me hiciste sentir bien con el yogurt que me acabo de comer!

    Aggg com extraño el alcohol, tengo todas las ganas de salir y tomarme 3 litros de bailey's con helado (de Freddo of course)

    ResponderEliminar
  3. muy bueno !!!!!!!!!!!! no haberlo leído unos años antes !!!!!!!

    ResponderEliminar
  4. muy bueno !!!!!!!!!!!! no haberlo leído unos años antes !!!!!!!

    ResponderEliminar