Celsonalidades

Según wikipedia, la consultadísima y a la vez trillada enciclopedia de internet, el teléfono móvil es un dispositivo inalámbrico electrónico que permite tener acceso a la red de telefonía celular o móvil. En mi opinión, es un instrumento que te puede asistir en el momento oportuno o simplemente, quemarte la cabeza y volverte más loco de lo que estás.

El teléfono móvil define personalidades, expone temperamentos y revela estados de ánimo. "Dime qué celular tienes y cómo lo usas, y te diré quién eres realmente" (o al menos cómo te comportas). El móvil te delata al entorno, tené cuidado. De acuerdo a cómo lo utilices, tu identidad queda descubierta (parcialmente, claro) y aquellas debilidades que tanto detestás, salen a la luz.


A estas personalidades reveladas por medio del uso del celular las llamaremos celsonalidades. Las hay diversas y numerosas (conforme a la cantidad de usuarios). Véase algunas de las más frecuentes:

Celsonalidad obsesivo compulsiva (C.O.C.): El individuo no se despega de su celular y tiene una acentuada adicción que aumenta progresivamente. Suele preocuparse de modo constante por la recibida de mensajes de texto y el ringtone lo vuelve paranoico: lo escucha a todo momento y alucina llamados que nunca se producen. Prefiere la comunicación por medio de este aparatejo en vez de la interpersonal. Suele padecer trastornos de ansiedad en los lugares en los que la señal desaparece: subtes, ascensores, rutas, etc. Es capaz de ir a compar un cargador si el móvil se queda sin batería... ¡Verdaderos enfermos!

Celsonalidad abandonada: La persona no tiene el más mínimo interés en el teléfono (así como tampoco lo tiene en la vida). Pierde el celular muy seguido, o se lo roban, o se le cae, o simplemente se las ingenia para que sufra algún percance. El último sms lo recibió hace dos semanas y, casualmente, es de la compañía de telefonía celular que le notificaba un descuento en la carga de crédito. Suele ser de los que se olvidan las fechas de cumpleaños y los trabajos prácticos. No identifican el ringtone de su móvil hasta pasados los 10 segundos y, en la mayoría de los casos, lo tienen apagado (sin siquiera notarlo).

Celsonalidad laucha pijotera: Carga crédito de a poco, muy de a poco. Sus frases típicas son de público conocimiento (con la utilización de diminutivos para amortiguar el pedido): "¿me prestas un mensaj-ito?", "¿puedo hacer una llamad-ita cort-ita?", "Lo necesito un segund-ito"... No es que no les interese la utilización de su móvil, sino que no piensan invertir un solo peso para comunicarse. Suelen tener ese ladrillito pasado de moda y recauchutado en varias oportunidades.Cursiva

Celsonalidad funcional: Todavía usa el Nokia 1100 y con orgullo lo exhibe. Le gusta tener su celular para utilizarlo en casos excepcionales y de emergencia. No entiende tecnologías nuevas y complicadas. Prefiere utilizar lo fácil, práctico y útil... Es el más razonable, sin duda alguna.

Celsonalidad fashion-excéntrica: Generalmente se manifiesta en las mujeres adolescentes y en algunas pendeviejas. Quieren tener la exclusiva edición limitada que lanzan Motorola V58 en conjunto con Louis Vuitton, Fendi y Dolce & Gabbana... edición que viene con espejo que no se empaña, animal print en la carcasa y cafetera incluida. Quieren deslumbrar y llamar la atención con un bicho que suene raro, pero de calidad. Suelen ser envidiosas y neofílicas.

Celsonalidad insegura: El individuo borra y escribe 10 veces el mismo mensaje de texto, pensando en cada una de las oportunidades el impacto que sufrirá quien lo reciba. Se ponen nerviosos cuando tienen que atender un llamado y no encuentran las palabras justas a la hora de comunicarse. Nunca saben qué hacer... si guardar o eliminar los sms antiguos, si los números de sus contactos siguen vigentes o debe cambiarlos, si escribir o llamar...

Celsonalidad insoportable: La persona comparte un plan corporativo con vos. No para de llamarte durante todo el día con la simple excusa de comunicarse. Las preguntas van siendo cada vez más banales y sin sentido: "¿Qué hacías?", "¿Estas aburrido?, "¿Charlamos? estoy al pedo"... yo no, flaco. Maldigo el puto día que decidí que podías llamarme gratis, ¡dejame en paz! Los que poseen esta personalidad suelen ser amigos muy cercanos, o en el peor de los casos... tus padres.

Celsonalidad "no entiendo un carajo": Adultos y ancianos en su mayoría. Todavía no saben redactar un sms en modo diccionario o sacar una simple foto. Nunca aprendieron a guardar un número en la lista de contactos y suelen pedir ayuda constantemente. No retienen los conocimientos que les explican si son muy rebuscados. Les cuesta entender cómo funciona un teléfono móvil y, más a su pesar, su familia decidió regalarle el nuevo iphoneNO. ¿iphoneNO? Sí, NO vas comprender el uso, nunca.

Acelsonalidad: Individuo que no posee teléfono móvil. Casi no quedan, pero todavía los hay. Acostumbran ser los más sanos e inteligentes de todos. Poseen una personalidad única, diferenciada de todas las anteriores. No padecen trastornos y prefieren no tener un aparato más que les complique la vida. Pero no todo es positivo... estan literalmente fuera del sistema y suelen morirse en los accidentes en los que la presencia de estos bichos, aunque no lo parezca, es vital.

3 comentarios:

  1. Simplemente Genial!

    Mi vieja sería una

    Celsonalidad "no entiendo un carajo"

    Me gustó mucho el posteo. Sos ingenioso.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. aguante el nolkia 1100 locooo!!!!!!!!! a mostrarlo se ha dicho, con orgullo eso sí

    ResponderEliminar
  3. Acelsonalidad: ése soy yo.
    Pero cuando mi vieja me encaja su aparato para que "la llame cuando estoy llegando" soy de los abandonados. A full.
    Suertee,

    rafa

    ResponderEliminar